ENTREVISTA A AITOR FUENTES

Nombre: Aitor Fuentes
Lugar de Naciemiento: Mondragón, Gipúzcoa
Año de matriculación: Barcelona 2007

“Un arquitecto puede hacer muchas cosas, y si sabe que quiere hacer una, la hará aquí o en otro sitio”

¿Por qué estudiaste arquitectura? ¿Qué es lo que más valoras de los estudios de arquitectura, lo que más te ha servido para ejercer la profesión o personalmente?
No tenía muy claro que quería estudiar arquitectura. De pequeño era creativo, curioso, me gustaba montar y desmontar cosas, dibujar. Cuando se acercaba el momento de decidir qué estudiar tenía en mente bellas artes, diseño industrial, vivía muy cerca de la facultad, diseño de automoción… cosas que tenían relación con el diseño y concretarlo de alguna manera. Al final caí en cuenta que la arquitectura era una síntesis de todo esto, tenía el lado más técnico y también creativo. Creo que acerté.

¿Qué destacarías de tu paso por la ESARQ? ¿Qué crees que aporta a sus alumnos en comparación con otras escuelas?
Empecé en otra escuela que era más grande. Antes ni siquiera de empezar las clases ya me di cuenta que este era un lugar pequeño. Este hecho ya es diferencial. Llevaba tres años en la universidad de Pamplona, éramos mucha gente en clase, el profesor era alguien más distante, daba vergüenza levantar la mano para preguntar algo y no hablemos de preguntarle algo en el pasillo. Aquí me llamó la atención que esto sí que pasaba. Luego, cosas que puede ofrecer al alumno, como la relación con el aspecto social de la arquitectura como sostenibilidad, accesibilidad o cooperación y el inglés. Después de tres años sin estudiarlo me daba pereza, pero con los años me di cuenta que es muy importante, porque vocabulario tan familiar como viga, pilar o forjado no sabía su traducción al inglés.

@ Aitor - derecha - junto a ArquitecturaG

@ Aitor – derecha – junto a ArquitecturaG en el Taller Vertical 2010

¿Qué consejo darías a un estudiante de la ESARQ, cuando empieza? ¿Y cuando finaliza sus estudios?
No sé si es un poco polémico o no, pero yo le diría que no haga un curso por año. Que durante el periodo de estudios le dé tiempo a asimilar lo aprendido de una manera más pausada y que le dé tiempo a hacer más cosas fuera de la universidad, a participar de la vida social y cultural que le ofrece la ciudad y que complemente con ello su formación. No digo que se lo tome con calma, que se lo tome en serio, evidentemente, pero que plantee tardar un poco más en terminar. Diría que el objetivo de tardar más, es asimilar todos los conceptos aprendidos, que son muchos, y por otro lado complementar la formación con cosas que existen fuera de la escuela. O simplemente, que te dé tiempo para ir una tarde a la biblioteca y pasarla viendo la obra de un arquitecto que te gusta.

Una vez termine, que sea valiente. Eso significará para cada uno lo que signifique.

¿Qué aportó el PFC a tus estudios? ¿Cuál fue el tema, era adecuado? ¿Quién tu profesor?
Mi profesor fue Manolo Feo. Ya no está en la escuela, estuvo un par o tres de años en PFC. Canario, también de la escuela de Canarias. El PFC fue bastante libre, lo hicimos en Andorra y teníamos que escoger una parcela y proponer un tema nosotros mismos, el único requisito era que tenía que tener más de tres mil metros cuadrados. Lo que hice fue un equipamiento, una biblioteca con unas piscinas.

Me aportó estar un año centrado en una sola cosa, que hasta entonces eso no había pasado porqué siempre tenía varios frentes abiertos. También aportó estar centrado en un proyecto más de lo que había estado hasta el momento. Entrar por primera vez a resolverlo todo, es la primera vez que te das cuenta que un proyecto tiene una complejidad y una serie de capas de información que van desde estructuras, instalaciones y la construcción hasta la iluminación y todo tiene que funcionar. Es algo evidente, pero en el PFC me di cuenta que es importante dominarlo todo al mismo tiempo.

@ Oficinas Crampton

@ Oficinas Crampton

¿Cuál fue el siguiente paso al acabar el PFC? ¿Lo tenías planificado?
Sí, lo tenía planificado. Trabajo en un estudio que se llama ArquitecturaG, somos cuatro socios y nosotros lo que hicimos fue, antes de terminar la carrera, alquilar un local aquí en Sarrià. Nos reuníamos allí para trabajar en cosas de la universidad. Antes de eso, lo que solía pasar era que estábamos cada uno en su casa hablando por internet y enviándonos archivos. Al final dijimos, ¿oye que tal si alquilamos un sitio y estamos juntos? Éramos un grupo de amigos que nos habíamos conocido a lo largo de la carrera. Igor había venido desde Pamplona el mismo año que yo, y a Jonathan y Jordi los conocimos aquí. El tema es que fuimos acabando de manera escalonada, tres que estábamos estudiando y uno que ya era arquitecto, Jonathan. Entró un proyecto de una vivienda unifamiliar a través de un conocido y empezamos a mezclar cosas de la universidad con cosas de la realidad. Entonces, de una manera muy natural pasamos de los proyectos de la escuela a los proyectos reales. Cuando acabé el PFC simplemente seguí yendo al mismo sitio.

¿Cuál fue tu primera experiencia como arquitecto?
Lo primero que hicimos todos juntos fue una reforma de un estudio de diseño gráfico, FOLCH estudio, un ático en Poble Nou con terraza. Fue una reforma muy sencilla, pintar el techo de un color, poner el suelo con una resina, ordenar el tema de instalaciones que colgaban del techo y luego abrir una gran ventana al exterior. Era poco más que eso, lo hicimos antes de acabar la carrera. La cosa es que años después, compartimos estudio con ellos.

@ Casa de la Luz

@ Casa de la Luz

¿A qué te dedicas actualmente? ¿Qué proyectos estás desarrollando?
A nivel personal soy parte de ArquitecturaG y profesor en la ESARQ en construcción II y en la parte práctica de construcción III. En el estudio ahora mismo llevamos unos cinco o seis proyectos de reforma y  tenemos en marcha nuestras primeras viviendas unifamiliares de obra nueva. Hace no mucho, acabamos una unifamiliar que era una reforma integral en Extremadura con la que hemos ganamos el premio ASCER. Ahora tenemos dos reformas integrales de dos masías, una en Girona y otra cerca de Igualada. Además, dos viviendas unifamiliares de obra nueva, una en la Floresta y otra en Foixà, en el Empordà. Aparte de ésto, tenemos un hijo de la arquitectura que es Indoors, que ahora mismo se ha definido como una pequeña editora de mobiliario. Algunos diseños son propios y otros de gente externa que nos gustan. Al principio estaba más relacionado con ArquitecturaG y ahora poco a poco lo estamos separando.

@Indoors

@Indoors

¿Cómo valoras el trabajar en un despacho como el que estás?
Me siento un privilegiado. Para empezar porque tengo trabajo y hago lo que me gusta, con gente que aparte de mis socios son mis amigos.

 ¿Qué planes tienes de futuro?
De cara al futuro queremos consolidar ArquitecturaG, intentar hacer un pequeño salto de escala a cosas más grandes, aunque nos sentimos muy a gusto con proyectos de vivienda. Nos ha servido mucho a nivel de reflexiones internas que han ido surgiendo y creo que es un campo de entrenamiento muy bueno, en el sentido que empiezas a controlar las dimensiones de una manera muy precisa.

¿Qué te gustaría hacer como arquitecto?
Dos cosas. Una coctelería, un bar de copas bien hecho, bien iluminado, en el que se pueda hablar y un frontón de pelota vasca. De hecho al principio del estudio, un señor de París que solía veranear en el País Vasco francés, apasionado de la pelota vasca nos encargó algo parecido. Las distintas modalidades de pelota tienen un fenómeno detrás que son las apuestas. Lo que pasaba es que en el País Vasco francés las apuestas sólo son legales en canódromos y casinos, y este hombre quería realizar un gran espacio de frontones donde se pudiera apostar. Llegamos a realizar el anteproyecto en 2008 pero luego vino todo lo de la crisis y los inversores se echaron atrás y el proyecto no salió.

@ Maqueta Masia Foixà

@ Maqueta Masia Foixà

En la situación actual, de crisis en el sector, ¿cómo crees que se debería posicionar o responder la profesión?
Hay dos temas, los que ya son arquitectos y los que están en proceso de serlo. Y los que están en proceso de serlo dependen de la universidad. No hablo de ésta en concreto, pero en general, no han variado mucho la educación del arquitecto de hace años. Mientras que el contexto una vez hayas terminado la carrera, si ha variado. Creo que las universidades deberían hacer un esfuerzo de reflexión para saber que es interesante ofrecerles a los arquitectos. La posición del arquitecto debe ser de valentía y esperanza, al final no es sólo una cuestión de talento sino de actitud. Un arquitecto puede hacer muchas cosas, y si sabe que quiere hacer, lo hará aquí o en otro sitio.

Leave a comment

Filed under Entrevistes

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s