Premio Pritzker 2013 Toyo Ito: Alberto T. Estévez

Toyo Ito

Toyo Ito

Alberto T. Estévez, primer director de la ESARQ-UIC, donde hasta hoy ejerce la docencia como catedrático de arquitectura, y director del Máster Universitario en Arquitectura Biodigital, nos deja un artículo sobre el recién galardonado arquitecto japonés Toyo Ito con el Premio Pritzker 2013.
Este premio es el galardón más prestigioso a la trayectoria de un arquitecto. Los concede la Fundación Hyatt y fue creado en 1979 por los Pritzker, una acaudalada familia de Chicago propietaria de la cadena de hoteles Hyatt.

Toyo Pritzker Ito

Hace más de un siglo que Antoni Gaudí se plantó desde Barcelona ante el mundo de la arquitectura diciendo que “el árbol es mi maestro”. Pues resulta que justo hoy hace tres años (en el equinoccio de primavera del 2009) que presencié como Toyo Ito se plantó ante un auditorio en Barcelona titulando la imagen inédita que resumía su aproximación a la arquitectura así:

Conferencia de Toyo Ito. Alberto T. Estévez

Conferencia de Toyo Ito. Alberto T. Estévez

Aprendiendo del Árbol

1. Los árboles generan orden en el proceso de crecer a lo largo del tiempo.

2. Los árboles generan orden por repetición de reglas simples.

3. Los árboles generan orden por medio de relaciones con los que le rodean.

4. Los árboles están abiertos al entorno.

5. Los árboles son sistemas fractales.”

Y cuando asistí a otra conferencia suya, impartida dentro de las naves de la Sagrada Familia de Gaudí, se le veía realmente muy emocionado de estar hablando de su obra junto a esos insólitos pilares, bajo esas singulares bóvedas, en ese espacio arquitectónico absolutamente único. Se mostraba humilde ante su creador y admirado: hasta diríase que inspirado.

Fue antes incluso que tuve mi primer encuentro con él, con su talante, que nosotros percibimos como típicamente oriental, hará como unos 14 años, (también) invitándole a comer a un restaurante barcelonés cercano a la ESARQ (UIC). Luego fue recibiendo más y más encargos en la ciudad, resultando que al final ha acabado hasta por abrir oficina en Barcelona mismo, además de la de Tokio.

Torre de los vientos, Toyo Ito

Torre de los vientos. Toyo Ito, 1986

La concesión del premio Pritzker es una ocasión anual fija para que en los medios de comunicación del mundo entero se hable de arquitectura con mayúsculas, y eso está bien. Esta vez tal galardón ha recaído en Toyo Ito, y eso está más que bien, pues uno se pregunta cómo es que no lo ganó antes. Ya que a lo largo de su amplia carrera de más de 40 años construyendo, desde que fundara en 1971 su propio estudio en Tokio, la ha jalonado de edificios que por derecho propio ya se han inscrito en la historia de la arquitectura contemporánea. Desde aquella genial y temprana obra de la Torre de los Vientos (Nishi-ku, Yokohama – Kanagawa, 1986) hasta la famosa Mediateca de Sendai (Aoba-ku, Sendai – Miyagi, 2000), pasando por obras menores igualmente excelsas como el Pabellón de la Serpentine Gallery (Kensington Gardens, London, 2002).

Mediateca de Sendai. Toyo Ito, 2000

Mediateca de Sendai. Toyo Ito, 2000

Claro que había un dicho que decía algo así como que sólo los mediocres están siempre en su mejor momento. Por ello, junto a las grandes cumbres por él logradas para la arquitectura universal, cuenta también con ciertas hondonadas: ejemplos que cualquiera de nosotros podría calificar como más convencionales, comparables a muchas otras obras que pueden verse por todo el mundo hoy día en ese lenguaje etéreamente calificable como “International Style”. De hecho, no en vano, más que los maestros japoneses, es Le Corbusier uno de los arquitectos más citados por él. Como cuando escribe: “mi actividad transcurre siempre al lado de Le Corbusier”, o “Le Corbusier siempre ha ocupado el eje central en las obras que he diseñado”.

Serpentine Gallery. Toyo Ito, 2002

Serpentine Gallery. Toyo Ito, 2002

Pero sin embargo son sus obras más orgánicas, o más bien los aspectos orgánicos de las mismas, los que le han hecho brillar con luz propia. Lo orgánico, formal y conceptualmente entendido sin solución de continuidad, como generado por un sistema coherente que resuena en todas las partes del conjunto en sinfonía acordada, que infunde un carácter concreto al edificio, que lo determina como especie, como especial. Es cierta complejidad geométrica y morfogenética, que se percibe como armonía, el ADN del edificio. Este es el aprendizaje que toma de los árboles. Este es el aprendizaje que enseñamos en el Máster de Arquitectura Biodigital de nuestra Universidad: bio-learning, aprendizaje de la naturaleza, escuchando su lenguaje y respondiendo a él con coherencia, que a su vez cruzamos con el uso de las últimas técnicas digitales, puesto que al fin y al cabo el libro de la naturaleza está escrito en lenguaje matemático.

Alberto T. Estévez

Leave a comment

Filed under Articles, Biodigital

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s