“El Arquitecto”

“El Arquitecto” una película que no apareció en ninguna cartelera ni ganó ningún Oscar por la calidad de sus actores pero sí viene al caso por la temática que toca: la responsabilidad de los arquitectos en las construcciones de los edificios y el entorno urbano resultante de los mismos en la interacción con la ciudad, una problemática que hoy cobra más importancia que nunca.

Título original: The Architect
Año: 2006
Duración: 82 min.
Origen: USA
Director: Matt Tauber
Guión: David Greig & Matt Tauber
Banda sonora: Franz Waxman
Reparto: Anthony LaPaglia, Isabella Rossellini, Viola Davis, Hayden Panettiere, Sebastian Stan, Walton Goggins, Paul James

Sinopsis

La trama tiene como protagonistas a Leo (Anthony Lapaglia), un prominente arquitecto, que en su juventud diseñó un complejo habitacional de bajo presupuesto. En la actualidad el complejo habitacional es un lugar deteriorado y el lugar perfecto para el desarrollo de la delincuencia. El otro protagonista es Tonya (Viola Davis), una mujer que vive en el complejo habitacional y lidera una campaña para que éste sea derrumbado. Tonya busca a Leo para que apoye la solicitud de derribar el complejo, pero Leo no ve razón para que su obra sea destruida. Al mismo tiempo la familia de Leo, casado con Julia (Isabella Rossellini) se está cayendo a pedazos como el complejo que diseñó hace veinte años. Tonya por su parte lucha sola en la búsqueda de que su petición sea aceptada; perdió un hijo y sus otras dos hijas no parecen estar identificadas con ella.

“El arquitecto” es una película que en apariencia es simple y sencilla, un drama de todos los días. Pero en realidad nos presenta una mirada muy profunda de la psique humana. De cómo las personas buscamos conectarnos con otras y constantemente fallamos en el intento, por los miedos de los demás y por los propios. De cómo podemos perder el dominio de nosotros mismo, empezar a no saber quien somos. Los distintos personajes de “El arquitecto” están perdidos, no saben qué quieren, sólo sienten la necesidad urgente de sentirse conectados a algo o alguien. La mirada del otro está, pero a la vez no, cada uno ve al otro pero realmente no lo está mirando, está encerrado en su propio drama.

Es una película de actuaciones sutiles y complejas, es más lo que se muestra de lo que se dice, lo que no implica que el guión no sea eficiente, todo lo contrario, cada frase, cada línea esta ahí para mostrarnos un aspecto y un matiz de la historia y de los personajes. Las actuaciones de Lapaglia, Davis y Rossellini, son excelentes, actores que saben manejar muy bien los silencios, los espacios. La manera en que nos muestran como se están destruyendo cada uno por dentro es dura y difícil de asimilar. Los jóvenes que actúan, al igual que los actores arriba mencionados, nos delinean muy bien el drama de sus personajes.

Leave a comment

Filed under Cinema i Arquitectura, Cultura

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s