Alquiler de azoteas (Santiago Cirugeda)

No es para nada difícil comprender que, a estas alturas, a un joven entrado en la veintena y con un salario en torno a 1.000 euros ni le alcanza para la hipoteca ni, en muchos casos, para alquilar una casa. Para un asiprante a emancipado la solución está en las azoteas. Como sucedió en La Rambla de Barcelona el año pasado, Santiago Cirugeda ha plantado en la Plaza de Cibeles de Madrid y de la mano del Ayuntamiento, su propuesta de casa para azoteas para jóvenes en edad de emanciparse.

 Por fuerza, el consistorio ha tenido que considerar que el modelo habitacional ideado por el arquitecto sevillano no es otra cosa que una variante artística de una casa, ya que en Madrid y en la mayoría de las ciudades del Estado es, en principio, ilegal construir en azoteas. ¿O no?

 “Construirse uno su propia casa provoca un sentimiento de dignidad mucho más alto que si comprar llave en mano”

 Cirugeda la propone como una solución parcial y temporal al problema de la vivienda y ha plantado en Madrid “el más grande y suntuoso” de sus prototipos al filo la ley –de unos 50 metros cuadrados-, fachada con fachada con el Banco de España, el propio Ayuntamiento y la sede del Ejército.

La propuesta consiste en una estructura ligera de acero, con paneles aislantes en blanco y un recubrimiento de madera para que no le dé el calor y ventanas normales de aluminio.

 “Si la gente decide autoconstruírsela, no se puede montar una grúa gigantesca delante de la casa porque te trincan”, señala. Los elementos de la vivienda son todos de dos metros y medio de largo como máximo y por tanto se pueden subir hasta la azotea sin llamar la atención. Incluso, “con la misma estructura de la casa se puede construir una pequeña grúa, con la que se puede subir el material”.

 Según el arquitecto, en una semana o diez días es posible construirla de principio a fin, con la ayuda de unos cuantos amigos y un técnico. En el Paseo de Recoletos, Cirugeda y cinco ayudantes lo han conseguido en cinco.

 Según el arquitecto, en España hay ya una decena de casas de este tipo construidas. “Están por ahí”, apunta. Desde el año 2000, quienes se ha atrevido con el invento son personas que han podido llegar a acuerdos de uso o arrendamiento de las azoteas con comunidades de vecinos.

 Para defender la legalidad del montaje de una casa de estas características en una azotea, ésta debería cumplir una serie de requisitos: Para empezar, la casa debería estar considerada por los vecinos como un acto temporal -por lo común, no más de cinco años- que no debe alterar la naturaleza de la cubierta como elemento común. Además, la obra o instalación no debe incidir en la estructura del edificio, ni afectar a la configuración exterior del inmueble. Técnicamente, la base del prototipo está construida con barras y tubos y unas esferas que las vinculan, con un material muy ligero: malla espacial sólo con tres barras de acero por dentro, construida por una empresa vasca. De fuera hacia dentro, la casa está compuesta de una cubierta de madera, un panel de poliestileno y acero y pladur. El suelo es de madera maciza y de un solo plano.

Leave a comment

Filed under Projectes

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s